At the request of the Office of the President, I spoke to the UC Regents today about the impacts of budget cuts on our campus. I'd like to share with you some of the key points of my presentation.

I spoke plainly about what we've lost at UCSC, and what we stand to lose in the face of the latest anticipated $30.9 million cut to our budget.

Photo of Chancellor Blumenthal at Regents press conference

Chancellor George Blumenthal, shown with UC Berkeley chancellor Robert Birgeneau (right), answers a question at the press conference that followed the chancellors' budget-impact presentations to the Board of Regents.

See UC story on Regents discussion.

First, despite our desire to protect the academic mission of the campus during three difficult budget years, we have had to cut funding for 80 unfilled faculty positions, and we now face the likelihood of having to eliminate approximately 40 more. These cuts leave departments virtually unable to replace faculty who leave or retire, and several departments already have had to delay or consider suspending degree programs.

Teaching assistants have also been impacted: We've cut funding for 110 TAs to date and may have to withdraw funding for another 120. These cuts, combined with our inability to hire faculty, directly impact students by reducing the number of classes we can offer.

Finally, we already have eliminated or reduced more than 300 staff positions, and we face the likelihood of losing another 150. Vacant positions have been eliminated where possible, but many people have lost their jobs, and more will.

These are huge impacts for a campus of our size that is already thinly resourced. 

UCSC has implemented our cuts to date with care. We have been widely recognized for streamlining our business operations and for cutting costs strategically. Campus leadership continues to work closely with the Academic Senate, deans, and principal officers to make decisions that will preserve UCSC's instructional and research initiatives.

However, as I told the Regents, the painful truth is that the University of California is at the point of compromising educational quality, and these cuts threaten our position as a leading research institution.

Governor Jerry Brown has proposed major cuts to UC this year as part of an initiative to resolve the state's persistent budget issues once and for all. We recognize the value of this undertaking.

It is also true that this is a defining moment for the University of California. How we handle these cuts will have repercussions for decades. That's why I've asked the Regents for three things that will help us cope with the magnitude of these budget reductions.

• Flexibility—Campuses need as much flexibility as possible to make their best choices in this difficult budget climate.

• Stability—We must escape the cycle of nearly annual budget cuts; we need predictability, in the form of multi-year budget stability, to enhance our strengths and build for the future.

• Options—Everything needs to be on the table, from revenue enhancement and business processes to how we provide instruction and conduct research.

At UCSC, we are about to begin a larger discussion regarding our future, and I look forward to communicating more about that soon. In the meantime, legislators in Sacramento are poised to make decisions that will have a profound impact on the University of California. As faculty, staff, and students, you will be directly impacted by the choices they make. I urge you to get involved. Speak out on behalf of UC Santa Cruz and make your voice heard in Sacramento.


Encargados de la unidad: Favor de imprimir una copia de este mensaje y todos los materiales relacionados para las personas en su área que no tienen acceso regular a una computadora.

Para: La Comunidad de la Universidad

De parte de: Chancellor Blumenthal

Sobre: Dolorosas verdades sobre los cortes presupuestarios

A solicitud de la Oficina del Presidente de la Universidad de California (UC), hable con los regentes de la UC hoy sobre el impacto de los cortes presupuestarios en nuestra Universidad. Quiero compartir con ustedes algunos de los puntos clave de mi presentación.

Hable con franqueza sobre lo que hemos perdido en la Universidad de California Santa Cruz (UCSC), y lo que se puede llegar a perder en la cara de un corte anticipado de $30.9 millones dólares a nuestro presupuesto.

En primer lugar, a pesar de nuestro deseo de proteger la misión académica de la Universidad durante tres años de presupuestarios difíciles, hemos tenido que cortar los fondos de 80 posiciones académicas, y ahora nos enfrentamos con la probabilidad de tener que eliminar 40 posiciones más. Estos cortes dejan departamentos prácticamente incapaces de reemplazar la facultad que se va o se retira, y varios departamentos han tenido que retrasar o considerar la suspensión de los programas de título.

Asistentes de clase también han sido afectados: Hasta esta fecha hemos reducido la financiación de 110 asistentes de clase y es posible que tendremos que retirar la financiación de 120 más. Estos cortes, combinados con nuestra incapacidad de contratar a profesores, causan que reduzcamos el número de clases que ofrecemos y eso directamente impacta a nuestros estudiantes.  

Por último, ya se han eliminado o reducido más de 300 puestos de personal, y enfrentamos la probabilidad de perder otros 150. Los puestos vacantes, cuando posible, se han eliminado, pero ya muchas personas han perdido su puesto, y más los perderán.

Estas son enormes impactos para una Universidad de nuestro tamaño cuyos recursos ya están estirados al máximo.

En la UCSC, hemos puesto cuidado en implementar nuestros cortes hasta la fecha. Hemos sido reconocidos por hacer más eficiente nuestras operaciones de negocios y por nuestra manera de implementar las reducciones estratégicamente. El liderazgo de la Universidad continúa trabajando en colaboración con los decanos del Senado Académico, y los funcionarios principales para tomar decisiones que preserven las iniciativas investigación académica y enseñanza de la UCSC.

Sin embargo, como le dije a los regentes, la dolorosa verdad es que la Universidad de California está al punto de comprometer la calidad de la educación, y estos cortes amenazan nuestra posición como una institución principal en el área de investigación académica.

El gobernador Jerry Brown ha propuesto cortes semejantes a la UC este año como parte de una iniciativa para resolver los problemas persistentes, de una vez, del presupuesto estatal. Reconocemos el valor de esta empresa.

También es cierto que este es un momento decisivo para la Universidad de California. Cómo manejamos estos cortes tendrá repercusiones por décadas. Es por eso que les he pedido a los regentes por tres cosas que nos ayudarán a hacer frente con la magnitud de estas reducciones de presupuesto.

• Flexibilidad—Las Universidades necesitan la mayor flexibilidad posible para hacer las mejores decisiones en este clima presupuesto difícil.

• Estabilidad—Debemos escaparnos del ciclo de cortes anuales del presupuesto, necesitamos previsibilidad, en forma de estabilidad presupuestaria plurianual, para mejorar nuestras fuerzas y construir el futuro.

• Opciones—Todo tiene que estar sobre la mesa, desde los procesos de mejorar los ingresos y los procesos de negocio, hasta la forma en que impartamos instrucción y llevar a cabo investigaciones académicas.

En la UCSC, estamos a punto de comenzar una discusión más amplia sobre nuestro futuro, y espero poder comunicar más sobre esto muy pronto. Mientras tanto, los legisladores en Sacramento están a punto de tomar decisiones que tendrán un impacto profundo en la Universidad de California. Como profesores, el personal y los estudiantes, se verán directamente afectados por las decisiones que toman. Les insto a participar. Hablen en nombre de la Universidad de California, Santa Cruz y hagan oír su voz en Sacramento.